Xi Jinping y el poder en China

 

Jesús Castillo Abascal

En el idioma chino, el término "poder" está representado por el caracter  权   (se lee -Quan- o Ch´uan). Se denomina "Quan"  a la pesa que se utiliza en la balanza (tipo balanza romana) con la que vamos buscando el equilibrio moviéndola a la derecha o a la izquierda ajustándola hasta encontrar  el justo medio.

"Quan" puede significar también la capacidad y habilidad que uno tiene para alcanzar el equilibrio y la armonía en cada uno de los aspectos de la vida.

En esta cultura milenaria, el "poder"  no es de naturaleza política o no se manifiesta en forma de habilidad política como en Occidente sino en forma de dominación “estratégica”.  El concepto  de "estrategia" en China difiere también del nuestro. En Occidente, la estrategia se despliega para dejar al enemigo fuera de combate o  paralizado. En China por el contrario, se despliega para generar en el ¨otro¨ una dominación o relación de dependencia constante y muy sutil que, a su vez, imprime un férreo sentido de orden, control y  armonía en la sociedad. (Sobre el tema del poder y estrategia en China puede verse la bibliografía del sinólogo suizo J.F. Billeter).

Además es una fórmula muy singular y característica del pensamiento tradicional. Es una expresión innata   y asimismo  se manifiesta de una manera constante en la genialidad e instinto de las personas chinas y por ende en sus doctrinas filosóficas, religiosas, ya que es y ha sido el fundamento  común de las leyes, costumbres y  la manera de ser de esta civilización. 

Este modelo de dominación estratégica tiene un coste relativamente pequeño, igualmente  hace que  la coacción o violencia sea totalmente inútil.

Lo que  el gran estratega militar Sun Tzu ( 孙子) diría en su libro del arte  la guerra: “dominar al "otro", sin combatir".                                        

Siendo dos manifestaciones diferentes del poder, el estratégico también se sirve de instrumentos característicos del poder político occidental, pero al servicio de una finalidad diferente. Por tanto, el concepto que nosotros tenemos en Occidente del poder político o de la manifestación política del poder, estaría integrado en esta reflexión.  

Todas estas ideas se reflejan muy bien en un juego muy popular de la cultura tradicional de aquel país. Se trata del  "WeiQi", más conocido en Occidente por la denominación japonesa de juego del "Go".

El  "WeiQi" es el juego de mesa más antiguo que se conoce, cerca de 4.000 años. Refleja muy bien esta idea tradicional  de la mentalidad “estratégica”. Se trata de un tablero cuadriculado de 18 x 18 líneas. Cada jugador tiene 180 fichas, unas negras y otras blancas pero todas del mismo valor. Se van poniendo en los puntos del tablero con la finalidad de rodear al contrincante y evitar que se pueda mover. Se va conquistando terreno y se van abriendo varios frentes a la vez. Cada jugador debe implementar su estrategia de dominación y reaccionar a los movimientos del otro. Al final, quien más terreno llegue a dominar es el ganador.

David Lai, escritor norteamericano de origen chino, hace una excelente interpretación del poder chino sobre la base del juego del "WeiQi" que el  Dr. Henry Kissinger lo recoge y destaca en su libro "On China".

Mr. Lai compara el “WeiQi”  con el juego del ajedrez y concluye que el ajedrez es un juego táctico en el que  lo que se persigue es la victoria total con un jaque mate. El  "WeiQi" es un juego estratégico, persigue y busca una ventaja. El ajedrez se entendería como jugar a ganar una batalla decisiva, el "WeiQi" una larga y  prolongada campaña con el objetivo de ganar el máximo de territorio pero sin aniquilar o dejar fuera de combate al otro.

David Lai comenta también que, de alguna manera, este juego del "WeiQi" refleja o es muy similar a la idea estratégica tradicional de la mentalidad china que los gobernantes chinos han venido llevando  a la práctica a lo largo de todas las dinastías, especialmente en los ámbito de la guerra, de la diplomacia y en el mantenimiento de la estabilidad social.

El régimen comunista actual no es ninguna excepción.

Los chinos, por otra parte, piensan que su mentalidad estratégica es superior a la de Occidente tanto desde la perspectiva ética como desde el punto de vista de resultados. Claro que es muy difícil de decir o evaluar esta percepción pues Occidente ha dominado el mundo de la política y de los valores durante los últimos siglos. En China son muy conscientes de este aspecto, saben que sin una sólida y creíble capacidad cualquier juego de estrategia es totalmente en vano. Es por eso que el país lleva ya varios años desarrollando su capacidad militar de una manera ambiciosa y extensa.

El Secretario del Partido, Presidente de la República y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Xi Jinping es un gran jugador del "WeiQi", y  por ello es un experto estratega.

Desde que tomó el poder a finales del año 2012 ha promovido el fortalecimiento y desarrollo  de las capacidades militares y la concentración del poder  en el Partido Comunista, con el fin de dar soporte a su estrategia de expansión territorial y militar en el Sudeste  Asiático, a la vez que la expansión comercial y económica al oeste de China a través de la Nueva Ruta de la Seda.

Tanto en el frente militar como en el comercial, Occidente tendrá que entenderse con China. La política internacional, la diplomacia, y el mundo de los negocios van a jugar un papel importante, y por ello pienso que se debería dedicar más tiempo al estudio de la mentalidad estratégica, sus conceptos y manifestaciones. Como diría el gran maestro Sun Tzu:

"Conócete  a ti mismo y a tu contrario, entonces no conocerás la derrota en la batalla".

A estos efectos, estudiar y practicar el "WeiQi" puede ser de gran ayuda, sin duda.

 

 

 

 

Jesús Castillo Abascal, observador de la realidad china, es un profesional con una larga experiencia en el país, en el que ha vivido desde la década de los ochenta del siglo XX.

 

×
Subscríbase a Iberchina

Subscríbase gratis a Iberchina, la fuente más seria y solvente de información sobre China en lengua española. Recibirá nuestra Newsletter, con informaciones, artículos, documentos, sobre China.

Pinche aquí para subscribirse